30
Dec
07

Conociendo a Murphy…

“Si algo puede salir mal, saldrá mal”…

La famosa ley primaria de Murphy, con todas sus variaciones, corolarios o traducciones, no importando como se presente, tristemente resulta ser cierta en todos los aspectos de la vida, no importando en qué situación se esté o cuánta seguridad se tenga… si algo puede salir mal… SALDRA MAL…

Están seguros de que esto vuela?

Chicos… est … t…tán se… se… seguros que no m..me va a pasar n…n….nada?

A todos nos ha tocado sufir los efectos de ésta ley… todos tenemos a un conocido o amigo que también lo ha sufrido… pero no es momento de lamentarnos de nuestra mala suerte.

Es hora que conozcamos a nuestro enemigo: El Capt. Edward A. Murphy

Este señor, fué el director del proyecto MX981 de la Fuerza aérea de los Estados Unidos de Norteamérica. Un proyecto que en los años 50′ s trataba de averiguar los efectos del frenado repentino a velocidades supersónicas y la manera de cómo suavizarlos.

La famosa ley se generó cuando éste señor se puso a revisar los preparativos finales del experimento y se dió cuenta que había un transductor conectado al revés. (Los transductores son electrodos conectados al cuerpo que transmiten datos sobre los efectos del experimento sobre nuestro desafortunado conejillo de indias). Después de la gran puteada que el amigo Murphy le pegó al pobre técnico responsable, dijo: “Si hubiese una manera de hacer las cosas mal, seguramente éste tipo la encontraria”.

En la base aérea se mantenían varias leyes que eran supervisadas por el “manager” del proyecto. Este adicionó la famosa ley a las ya establecidas y le puso el nombre de “Murphy’s Law” o “Ley de Murphy”.

Más tarde se le atribuiría el increible éxito del proyecto y el amplio márgen de seguridad a la creencia de que la Ley de Murphy era real y la increible necesidad y voluntad de contrarrestar dicha ley. La Fuerza aérea adoptó dicha ley y pronto ésta fué transmitida a través de las ramas del ejército de los Estados Unidos, luego a revistas militares, más tarde a revistas o periodicos locales y así nació la famosa Ley de Murphy.

De ésta ley se originaron muchas variantes, corolarios, traducciones y otras leyes que, aunque no fueron concebidas por el propio Murphy, se le atribuyen a él, por ser el máximo exponente de la ironía y el posible fracaso y la tendencia al mismo.

Más tarde revisaremos algunas de sus otras leyes, pero por ahora, concentrémonos en cómo funciona ésta ley. Está implícito en la misma oración:

“Si algo puede salir mal, saldrá mal”. No importa cuán seguro estés de determinada situación, siempre habrá una manera de que algo salga mal, todo depende de las posibilidades, las circunstancias y por que no?… también la suerte.

Ciertamente hay una especie de balanza en la cual está de un lado: el Exito, del otro: El fracaso total y la humillación (como un plus). El fracaso tiene su peso ya estimado, pero el problema es que nos es invisible. Tendríamos que acercarnos y examinar su contenido para hacernos una noción o una idea de su peso y adicionar peso al lado del éxito para contrarrestar el peso del fracaso.

Cuando examinamos una situación y nos preguntamos “¿qué demonios puede salir mal?”, estamos examinando el peso del fracaso, estimando qué podemos hacer para contrarrestarlo. Cuando hacemos arreglos o mitigación de daños estamos adicionando peso al lado del éxito. Que gane el éxito depende entonces de nuestra observación precisa de las posibles fallas y de nuestro esfuerzo para disminuir las probabilidades de que lo que podría fallar, no falle.

Pero.. dónde queda la suerte en todo ésto? La suerte es como la gravedad en una balanza. Dependiendo de qué lado esté ganando, asi va a ser la ayuda de la gravedad. Así es la suerte en éste caso: Dependiendo de qué lado gane, así va a ser la suerte, haciendo las cosas mejor o peor de lo que ya eran. Traicionera la puta suerte, no?

La increible aptitud universal a la ineptitud total hace de que cada éxito de la humanidad parezca un milagro increible.

Esa es mi conclusión por el día de hoy.

Saludos!


0 Responses to “Conociendo a Murphy…”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: